Sobre el Concepto de Competencia en Educación Superior

Sobre el Concepto de Competencia en Educación Superior copia

Uno de los problemas más importantes que se presenta a la hora de explicar qué se entiende por competencia es que se trata de un concepto polisémico que ha sido incorporado, en las últimas décadas, desde el ámbito económico–productivo al mundo educativo. Por tanto, realizaremos una breve revisión bibliográfica del concepto.

Dentro de los grandes referentes internacionales en educación superior de los últimos años, figura el proyecto Tuning originado en Europa durante 2001. Este proyecto se propuso crear un espacio  para abordar  temas sobre educación superior en el viejo continente. A partir de 2003, mediante el proyecto Alfa Tuning, la iniciativa se extiende a América Latina.  En la vertiente Europea, el concepto de competencia se define como “una combinación dinámica de conocimiento, comprensión, capacidades y habilidades” (González, J. y Wagennar, R., 2006, pág. 37),  los cuales deben ser descritos por quienes generan un programa formativo, y deben ser demostrados por los estudiantes de ese programa, al egreso del mismo.  Por su parte, Tuning América Latina ha definido competencia como un “Conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas, tanto específicas como transversales, que debe reunir un titulado para satisfacer plenamente las exigencias de los contextos sociales” (Tuning, 2007, pág. 320). Se señala,  además, que las competencias constituyen capacidades que el individuo va desarrollando de manera gradual, por tanto, se evalúan en distintos momentos y pueden ser de tipo general (de la formación propia de un profesional) o específica (de un campo particular de estudio).

Años antes,  Perrenoud (1998) define competencia desde la dimensión educativa y afirma que corresponde a “la capacidad de actuar eficazmente en una situación de un tipo definido, capacidad que se apoya en los conocimientos, pero que no se reduce a ellos. Para hacer frente, lo mejor posible, a una situación, debemos poner en juego y en sinergia varios recursos cognitivos, entre ellos los conocimientos”  (Perrenoud, 1998, pág. 7). Por su parte, Roegiers pone el foco en la resolución exitosa de un problema y señala que la competencia es “la posibilidad que tiene un individuo de movilizar, de manera interiorizada, un conjunto integrado de recursos con el fin de resolver una familia de situaciones-problemas” (Roegiers, 2001, pág. 4).

Tudela (2004) señala que “el concepto de competencia pone el acento en los resultados del aprendizaje, en lo que el alumno es capaz de hacer al término del proceso educativo y en los  procedimientos que le permitirán continuar aprendiendo de forma autónoma a lo largo de la  vida” (Tudela, P.; Bajo, T.; Maldonado, A; Moreno, S. y Moya, M., 2004).

De acuerdo a los antecedentes revisados, se puede  concluir que existe consenso en que la competencia se basa en elementos cognitivos, procedimentales y actitudinales que permiten a un individuo resolver de manera satisfactoria problemas, los cuales, desde la dimensión de la educación superior, serán los problemas a los que se verá enfrentado el nuevo profesional en el  mundo  laboral.

 

Bibliografía:

 

13894 Total Views 20 Views Today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar Videos en Videoteca E-historia

 Acceder a la Videoteca E-Historia

Buscar Recursos Digitales en Historia Para Todos

 Acceder a Historia Para Todos

Buscar en Biblioteca E-historia

 Acceder a la Biblioteca E-Historia

Visitas